Una brocha es necesaria para (1) obtener la espuma de un jabón o una crema y (2) para aplicarla en tu cara.Una buena espuma se obtendrá de una buena brocha de afeitar.

La aplicación de la espuma con una brocha prepara tu piel (masajeándola), permite que el agua llegue a cualquier pelo (el agua pasa entre las burbujas de jabón) y ayudará a que éstos se levanten, mejorando el uso de la maquinilla.

Hay varios tipos de brocha, dependiendo del tamaño, el peso, los tipos de fibras y la calidad. Si estás empezando en esto del afeitado tradicional, comienza a utilizar una de calidad media, como nuestra fibra de brochas sintéticas “Black Fiber”; No es necesario que vayas a por una brocha de tejón carísima.