Existen varios tipos de cremas de afeitado: No-Espumantes, semi-espumantes y espumantes. Deberías preferir las cremas espumantes: las que no hacen espuma suavizan la piel pero son irritantes; por otro lado, las espumantes permiten la creación de una espuma suave y cremosa, con la ayuda del agua, que es necesaria para un buen afeitado.

También puedes utilizar un jabón de afeitado; en este caso, escoge un jabón que no tenga demasiados aditivos químicos y con un PH adecuado (6-7, no demasiado ácido). Aumenta la calidad de la espuma con la utilización del aceite adecuado (aceites de ácido palmítico son un buen ejemplo). El jabón que escojas debería tener un humectante (sorbitol o glicerina) para evitar la sequedad de la piel.